Leyendas

by admin

Las palabras mito y leyenda suelen evocarse en forma conjunta, porque la asociación de significados entre ambas es prácticamente espontánea. Sin embargo, es posible establecer una diferenciación entre ellas. La leyenda suele ser un relato maravilloso que algunas veces tiene origen en algún evento histórico, pero que suele estar enriquecido por numerosos elementos fantásticos. Es una producción literaria de creación colectiva sobre la que existen diferentes versiones.
Muchas de ellas han llegado a nuestros días incluso como auténticas piezas literarias.

Panaholma y MilacNavira
La explicación popular acerca del origen de los ríos de Mina Clavero es trasmitida por los lugareños a sus descendientes a través del relato de una leyenda romántica, una historia de amor en la que son protagonistas los primeros habitantes de Traslasierra.
La princesa Panaholma estaba comprometida con el hijo del inca Viracocha, pero ella amaba desesperadamente a Milac Navira. Juntos deciden escapar de Cuzco para salvaguardar su amor.
Emprenden la huida por separado, con el plan de reencontrarse más adelante en un lugar seguro. Pero, traicionados por quien creían su amigo, ambos quedan sumidos en la tristeza de creer muerto a su ser amado.
Cuando faltaba poco para llegar al sitio acordado para el encuentro, la noticia de la muerte de Milac Navira llega a oídos de Panaholma, que rompe a llorar desconsoladamente. Las lágrimas incontenibles comienzan a surcar la tierra hasta dar origen al cauce de un nuevo río que hoy lleva su nombre; sus aguas tienen la tibieza de un amor que nunca se apagó.
Igual suerte corre Milac Navira, quien al enterarse de la muerte de Panaholma no puede contener el llanto. Las lágrimas brotan de sus ojos con tal intensidad que al caer forman una cascada que da origen al río Mina Clavero, cuyas aguas bondadosas tienen el don de curar todos los males.
Guiados por la fuerza de este amor tan prohibido como inevitable ambos cauces se funden en el sitio exacto donde los enamorados habían decidido encontrarse. De la confluencia de ambos ríos nace el río Los Sauces, símbolo de la unión eterna de las almas de dos enamorados que lucharon hasta el final por mantener encendida la llama de su amor.