Traslasierra

by admin

Abarca una zona con rasgos propios, con límites marcados por la naturaleza y una comunidad humana que, a través del tiempo y de su integración ecológica, han determinado su singularidad. Una característica relevante de sus habitantes es el respeto a sus tradiciones ancestrales. Incluye las áreas Noroeste y Traslasierra.

Localización
E1 valle de Traslasierra se recuesta de norte a sur al pie de la ladera oeste de las Altas Cumbres, que domina el Cerro Champaqui con 2.790 metros. A diferencia de los otros grandes valles cordobeses, tiene todavía zonas agrestes y boscosas que surcan ríos y arroyos. Históricamente conectado con San Luis al oeste y con el norte cordobés, Traslasierra es un encadenamiento de pequeños pueblos, en el centro de los cuales está el dique La Viña.
La ciudad más importante, por su infraestructura turística y por estar en la bajada misma del camino de las Altas Cumbres, es Mina Clavero, convirtiéndose en la puerta de ingreso al valle de Traslasierra.


Clima privilegiado
Tiene un clima continental, vientos secos y cálidos del noroeste y un efecto térmico producido por los macizos rocosos que actúan como condensadores, precipitando las lluvias en las faldas o faldeos, que abastecen a los numerosos arroyos creando el bosque serrano en quebradas y sitios protegidos. En esta zona abunda el cuarzo anfíbol, mineral que, en forma natural y constante, desprende partículas atómicas ionizadas negativamente y que, en combinación con el oxígeno, produce gran cantidad de ozono y óxidos nitrosos de efectos beneficiosos. Se dice que en el mundo existen tres climas privilegiados: el valle del Lonk en Suiza, el de California en EE.UU. y el de Traslasierras.
Temperatura:
Variabilidad climática caracterizan al Chaco seco. Las temperaturas son elevadas. Casi toda la región está comprendida en el ‘polo de calor de Sudamérica, definido por la isoterma de 47°C. E1 valor promedio en verano es de 26°C, mientras que en invierno es de 16°C. A la variación estacional se le agrega la gran amplitud térmica diaria, propia de los ambientes áridos.
Vientos:
Los vientos predominantes son de dirección N y S, y como no hay cordones montañosos que los detengan, cambian continuamente de dirección, y con ello la temperatura. En el mismo día pueden sucederse en pocas horas cambios bruscos de temperatura, de hasta 10° a 20°C.
Precipitaciones:
El agua es el recurso crítico que determina todo el funcionamiento del Chaco seco. Las precipitaciones de 300 a 500 mm por año, se concentran en verano. Esto determina que en invierno escaseen el agua y la comida para los animales, y que las condiciones se tornen especialmente duras para los pobladores. Como en el caso de las temperaturas, la variabilidad es la norma. Años de extremas sequías alternan con períodos lluviosos, en ciclos difíciles de predecir.


Red hídrica

Su hidrografía es muy amplia. De las Sierras de Pocho descienden algunos ríos y arroyos como el de Chancaní, el de Chúa y el de Altautina.
De la Sierra de Comechingones bajan numerosos arroyos, torrentosos en épocas de lluvias, como el San Javier, Yacanto, Piedras Blancas, entre otros, de aprovechamiento total en el riego. Otros es el Panaholma, de aguas ricas en yodo y tibias debido al extenso recorrido entre profundos barrancos de tierra arcillosa. Nace en la altiplanicie llamada Rugapampa, al norte de la Pampa de Achala, con el aporte de los ríos Laguna Verde y La Hornilla, corre hacia el sur atravesando una honda quebrada y llega a un lugar de impresionante belleza, Las Maravillas; pasa por Villa Cura Brochero y llega a Mina Clavero, donde recibe las aguas del arroyo El Tintero. Allí se une al río Mina Clavero, que nace en los alrededores del Cerro Blanco en la Sierra de Achala y se precipita en una impresionante cascada de 100 m; a su paso recibe el aporte como La Pampita, Los Manzanos y El Hueco, entre otros; su temperatura es fría, con transparencias de color ámbar.
Ambos, Panaholma y Mina Clavero, se unen y forman el río Los Sauces. Este río se desliza en numerosas cascadas por Los Cajones, formaciones rocosas de singular belleza; a su paso encontramos el balneario natural Los Elefantes, llamado así por la semejanza de dos inmensas rocas con estos animales. Desde este punto el cauce del río se ensancha considerablemente, dando lugar a las playas bordeadas de sauces durante 16 km, hasta llegar a Dique de La Viña.
Además de los ríos mencionados, hay otros, como el río Chico de Nono, que atraviesa el pueblo homónimo y en su trayecto presenta hermosas playas y balnearios.


El Dique de La Viña o Ing. Luis Antonio Medina Allende
Es uno de los más altos de América del Sur. La obra comenzó en 1939 y demandó cinco años y hoy, en las mil hectáreas que ocupa, abastece a todo el valle de Traslasierra.
Además de los usos para riego y generación de energía eléctrica, en el espejo de agua donde se practican actividades náuticas como navegación a vela y canotaje, y es un buen pesquero de pejerrey.
El dique posee ocho compuertas que regulan el caudal del río Los Sauces y su cota máxima está en los 102 metros, cinco menos que la altura del paredón. Para construirlo se utilizaron más de tres millones de metros cúbicos de hormigón y en 1952 se le agregó la usina de dos turbinas que produce energía para toda la región.


Rutas de acceso
Al valle de Traslasierra se puede llegar por el Camino de las Altas Cumbres, por la ruta nacional N° 38 cruzando todo el valle de Punilla y desde Villa de Soto empalmando la provincial N° 15 hacia el sur, o por los caminos de tierra que unen Tanti con Taninga y el Valle de Punilla con Candelaria y La Higuera.
Para una mejor orientación sugerimos ingresar a Google Maps desde aquí


Camino de las Altas Cumbres

Este camino de montaña debe ser transitado con precaución debido a su trazado sinuoso, pronunciadas pendientes y ocasionales neblinas. La alternativa de utilizar el tramo Falda del Carmen-Observatorio, si bien es un trazado sinuoso con maravillosas vistas panorámicas, permite evitar las congestionadas arterías de Villa Carlos Paz.
Es recomendable transitar el nuevo tramo de la ruta provincial N° 180. Pasando el río de la Suela, el turista encontrará el parador Copina, desde allí habrá de desviar si se desea empalmar el camino de tierra de los Puentes Colgantes (tramo que generalmente está en malas condiciones para realizarlo en automóvil).
Continuando por el camino de las Altas Cumbres, el viajero se encontrará con un centro de informe sobre el cóndor, donde se halla otro parador, y más adelante el paraje La Pampilla, donde está el acceso al Parque Nacional Quebrada del Condorito. Avanzando un poco más se llega al parador El Cóndor. Aquí el viajero se encuentra en plena Pampa de Achala, que tiene una altura promedio de unos 2200 metros sobre el nivel del mar.
Prosiguiendo el recorrido por el Camino de las Altas Cumbres se alcanza el paraje Giulio Cesare, desde allí parte el viejo camino de tierra a Traslasierra, y que en la actualidad se halla prácticamente intransitable para vehículos menores, hasta Villa Benegas.
Dejando atrás Giulio Cesare y la Pampa de Achala se encuentra un balcón natural donde el visitante podrá apreciar en toda su magnitud el Valle de Traslasierra, un poco más al sur el dique La Viña, y hacia el norte la Pampa de Pocho y sus volcanes.
Iniciando el descenso hacia el Valle de Traslasierra se encuentran las nacientes del río Mina Clavero, con negocios de artículos regionales y piezas de la tradicional cerámica negra.
Luego de completar el descenso se llega al valle en proximidades de la localidad de Mina Clavero.


Fitogeografía del bosque chaqueño occidental. 

Comprende casi todo el territorio de los departamentos Cruz del Eje e Ischilín y las llanuras occidentales de los departamentos Sobremonte, Tulumba, Minas, Pocho, San Alberto y San Javier.
De norte a sur, sus límites orientales son: las sierras del Norte, las sierras de Serrezuela y Guasa Pampa, las sierras de Pocho y las sierras de Comechingones. Hacia el noroeste se encuentra con las Salinas Grandes y de Ambargasta, y hacia el oeste y el sur continua con las provincias limítrofes.

Suelo
Está constituido por sedimento grueso, arenoso y permeable en el pie de monte, y se hacen más finos y arcillosos, de origen cólico y fluvial en las llanuras. Altura promedio 900 metros sobre el nivel del mar.

Flora
E1 Bosque Chaqueño Occidental constituye la porción más árida de la provincia. La vegetación está compuesta, en las partes más llanas, por matas de hierbas duras y resistentes a la falta de agua, por pequeños arbustos espinosos, pencas y cardones.
En los sitios más próximos a las sierras, en cambio, los arbustos son más numerosos y es frecuente la presencia de árboles característicos de la vegetación llamada del «monte serrano». Aquí están presentes: algarrobo blanco (distinta especie del que se encuentra en el Bosque Chaqueño Oriental, con hojas mayores), algarrobo negro, quebracho blanco, espinillo, brea, coco, molle de beber, tala, sombra de toro o peje, chañar.
Además, encontramos: retama, jabonillo, palo cruz, alpataco, barba de tigre chico, jarilla, pichana grande, aromito, tuna, cedrón. Plantas como trébol, roseta, abrojo, cardo santo, verbena, que suele cultivarse en los jardines por sus flores amarillas; duraznillo negro, de frutos tóxicos y la enredadera llamada campanilla azul por la forma de sus flores, que tienen la propiedad de adquirir un tono violáceo o rojizo de acuerdo con la marcha de la luz solar.
Cardonales: «cardón «, cactácea (familia de plantas de hojas carnosas) de gran porte puede alcanzar hasta 6 metros de altura, se halla en ambientes semi áridos, cálidos, arenosos o rocosos tanto en áreas llanas como ascendiendo por los faldeos de las sierras pero sin sobrepasar los 600 metros, por debajo del Bosque serrano. También prospera en suelos salinos. Se encuentran asociados al Bosque Chaqueño en los llanos occidentales, entre las Salinas Grandes y las Sierras del Norte, asciende por la ladera occidental de las sierras, extendiéndose por el sur hasta el valle de Copacabana, en el norte del departamento Sobremonte, al oeste de Pozo del Tigre y sobre la falda oriental de las sierras del Norte hasta las proximidades del Cerro Colorado.
Hierbas aromáticas del valle: carqueja, cola de caballo, peperina, tramontana, yerba de sapo, pasionaria, romero, poleo, burro, lavanda, estragón, melisa, malva.

Fauna
Zorro gris occidental, zorro colorado, zorrino, vizcacha, tuco-tucos, conejo de los palos, comadreja, cuis, mulita.
Aves: perdiz chica occidental, perdiz montaraz, chimango, carancho, halconcito, palomas (manchada, torcasa), catita, crespín, urutaú, lechucita común y lechuzón, carpintero-real común, carpintero negro, chinchero, leñatero, monjita, tordo renegrido, cardenal amarillo, picaflor común, benteveo, zorzal colorado, zorzal chiguanco, chingólo, pititurria, pica buey, cacholote castaño, hornero, jilguero dorado, pepitero de collar, tordo músico, naranjero o siete colores, paloma del monte, loro hablador , cotorra, loro barranquero: pertenece, en el sector austral del Chaco seco de Córdoba y San Luís, a una raza exclusiva -la «barranca de los Loros» de San Javier, es uno de los principales sitios de reproducción-.
Reptiles; víbora de la cruz y coral, ampalagua o boa de las vizcacheras, boa arco iris, Clelia (culebra), iguana overa, colorada, lagartija, geko y tortuga terrestre. Anfibios: sapo rocoso, rana chaqueña, ranita y rana arborícola. Abejas nativas, sin aguijón, productoras de mieles con propiedades medicinales, hacen sus nidos en los huecos de los árboles, por lo que su miel es reconocida como «de palo». A diferencia de las abejas domésticas, que son introducidas de Europa.
Vinchuca: este insecto se desarrolla en ambientes domésticos y peri domésticos; es agente causal de la enfermedad conocida como mal de Chagas-Mazza, con el que la mayoría de la población está infectada. Además, muchísima variedad de insectos.

Actividad económica
El monte, o vegetación de árboles y arbustos que antes cubría abundantemente regiones de la pampa seca, ha ido desapareciendo poco a poco por causa de la explotación forestal, que ha talado esas zonas para aprovechar la madera en la fabricación de carbón, postes, durmientes y usos de carpintería. Más tarde, muchos de esos campos han sido destroncados y limpiados para aprovechar sus tierras en los cultivos y, sobre todo, en la ganadería, como sucede actualmente en las regiones del norte y el oeste, donde el ganado vacuno criollo ha sido mestizado por la cruza de otras razas. Si bien los productores prefieren los vacunos, las cabras están mejor adaptadas, ya que son capaces de alimentarse con prácticamente cualquier especie vegetal, incluidos árboles y arbustos. Esto implica a su vez un mayor impacto sobre el ecosistema. En general los campos son sobre pastoreados, dejando secuelas de erosión y empobrecimiento de especies forrajeras. La tala descontrolada y la implantación de cultivos en zonas inapropiadas han llevado a estas situaciones, muchas veces agravadas con salinización y compactación.
Cuando la disponibilidad de agua lo permite, surgen los llamados «oasis de riego», dedicados sobre todo a la producción hortícola y frutícola.
Los olivares están entre los más grandes de Sudamérica, y con un manejo correcto se pueden convertir en una interesante alternativa de producción sustentable. Lo mismo cabe esperar de la implantación de tunales para la obtención de fruta a gran escala, sin que esto implique la eliminación del bosque.
En las últimas décadas ha tomado gran importancia la actividad turística, el Valle de Traslasierra aprovechando sus numerosos Recursos Naturales y Culturales se ha ido adaptando a las necesidades demandadas, por lo que se ha invertido considerablemente en infraestructura y servicios.